Publicado: 27 de Abril de 2017

La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Almería ha contratado los servicios técnicos de una empresa de geotecnia para que realice un estudio de "urgencia" sobre el estado actual del talud en el que se registraron el miércoles desprendimientos que causaron daños materiales a dos viviendas y obligaron al desalojo preventivo de 21 inmuebles en la zona de las Cuevas de las Palomas, en el barrio de La Chanca.

Así lo ha indicado en declaraciones a los periodistas el concejal de Fomento, Miguel Ángel Castellón, quien ha precisado que el estudio, cuyas conclusiones se conocerán previsiblemente a lo largo de esta jornada, también debe incluir la propuesta de medidas correctoras para su "estabilización".

"Hasta en tanto en cuanto no se garantice la seguridad de las personas, ni entrarán operarios a evaluar los daños a las viviendas ni se autorizará el realojo de las familias afectadas", ha trasladado Castellón, quien ha apuntado que aún existe riesgo de nuevos desprendimientos "más aún como consecuencia de las lluvias" que están pronosticadas para las próximas 48 horas.

El primer teniente de Alcalde ha confirmado que, tras dictar el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco una resolución para el ordenamiento de trabajos de emergencia, será el Ayuntamiento el que acometa las medidas correctoras "de manera subsidiaria" sin perjuicio de que luego se "proceda en derecho" una vez se averigüe la titularidad del talud afectado.

Por otro lado, ha recordado que las dos viviendas que han sufrido daños por la caída de grandes bloques de piedra son propiedad de la Agencia e Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), de la Junta de Andalucía, y ha remarcado que ha sido la administración autonómica la que ha acogido y "facilitado el realojo" de sus moradores.

El Ayuntamiento de Almería, a través de los servicios sociales municipales, realojó finalmente a seis de las 16 familias desalojadas a consecuencia del desprendimiento de piedras de un cerro en el paraje conocido como Cuevas de las Palomas, en el barrio de La Chanca. El resto ha optado por acudir a viviendas de familiares.

En total, son 20 los vecinos, nueve de ellos menores, que han sido realojados en el Centro Municipal de Acogida, a donde han ido sólo adultos, y en el Albergue Juvenil Inturjoven de la Junta de Andalucía, según ha informado el Ayuntamiento. mAdemás, se mantiene un perímetro de seguridad que afecta a 21 viviendas, cinco de ellas.

Los desprendimientos en el cerro causaron daños también a una furgoneta y provocaron la fractura del tobillo izquierdo de un vecino de 57 años cuando salió a la carrera del lugar al percatarse de la avalancha de piedras, algunas de un tamaño considerable.

Fuente y foto: elidealdigital.com